Por: Liza María Rojas Rubiano.

 

thumbnail_MARIANA PAJOìN

                   Mariana Pajón. Fuente. Google/Río2016.

Sin duda las mujeres fueron las protagonistas de esta edición de los Juegos Olímpicos en Brasil 2016. No sólo por la cantidad de medallas que colgaron en sus cuellos, sino por las historias que salieron a relucir, lejos muy lejos de sus atributos, cuerpos y belleza.

Aunque en la página oficial de los Olímpicos no se observa una clasificación exacta de la diferencia de medallas entre hombres y mujeres, como lo hizo juiciosamente Colombia en los Panamericanos, una gran cantidad de las 2.488 medallas hechas para premiar a quienes ocupasen podio, llegaron a manos de las mujeres en distintas disciplinas.

thumbnail_NEOZELANDESA

                         Neozelandesa Nikki Hamblin.  Fuente. BBC mundo

Para destacar y jamás olvidar es la historia de la atleta neozelandesa Nikki Hamblin quien ayudó a levantarse tras una grave caída a la estadounidense Abbey D’Agostino. «¡Estos son los Juegos Olímpicos. Tenemos que terminar!», fue lo que le dijo la deportista kiwi a su par durante la carrera de 5.000 metros, y no le importó perder tiempo con tal de ayudar a su rival. Quedaron en las posiciones finales, sin embargo por su gran espíritu deportivo, fueron clasificadas a la siguiente ronda.

De otro lado, lo que parecía imposible para la tenista Mónica Puig de Puerto Rico, ganar en tenis femenino, resultó ser una dicha nacional. El camino no era fácil debido a que la favorita para llevarse la medalla de oro, era la inalcanzable Serena Williams. Sorpresivamente, la estadounidense fue eliminada en tercera ronda y en una final contra la alemana Angelique Kerber con parciales 6-4, 4-6 y 6-1, Mónica consiguió la primera medalla dorada para su país.

thumbnail_COREA DEL NORTE Y SUR

                             Gimnastas Lee Eun-ju y Hong Un-jong. Fuente. Río 2016

Mientras que El Shababy, judoca egipcio se negó darle la mano a su oponente de Israel, por su conflicto político, las dos gimnastas Lee Eun-ju y Hong Un-jong, unieron dos naciones enemigas en una “selfie”: Corea del Norte y Corea del Sur. La imagen le dio la vuelta al mundo, en las que las dos mujeres posan sonrientes y amigables, destacando para la opinión pública el espíritu deportivo, que trasciende más allá de los conflictos ideológicos y políticos.

Que la corredora Kariman Abuljadayel haya quedado séptima entre las ocho mujeres que corrían los 100 metros planos en atletismo cubierta de la cabeza a los pies, pierde relevancia, si se destaca que fue la primera mujer de Arabia Saudita en competir en dicha prueba, después de que su país levantara el veto para que las mujeres compitieran hace 4 años en Londres.

thumbnail_activista

                        Activista iraní Darya Safai.Fuente. BBC Mundo

«Dejen a las mujeres entrar en los estadios». Así expresó en su camiseta la activista iraní Darya Safai durante un partido de voleibol entre los equipos de Irán y Egipto. Sin embargo, ella fue retirada del escenario deportivo por los organizadores, expresando en un gesto de amargura su descontento por la prohibición que tienen las mujeres de su país para asistir a los eventos deportivos masculinos en Irán.

Objetivo: Romper récords

Por un lado, la estadounidense Allyson Felix se convirtió en la primera mujer en ganar 5 medallas de oro en atletismo. De otro lado, la clavadista china Ren Qian de 15 años, se convirtió en la medallista más joven de las Olimpiadas de Brasil al ganar oro. La etíope Almaz Ayana que ganó medalla de oro, se convirtió en la primera mujer en romper un récord en 10.000 metros. Rompió récord también la actitud de la nadadora china Fu Yuanhui, quien no alcanzó una distinción dorada como está acostumbrado en su país. Su puntaje le alcanzó para un inesperado bronce del cual se sintió más feliz que nunca, sin evidenciar la presión que todo el mundo sabe que existe en los atletas del país de la gran muralla.

thumbnail_ginmasta EEUU

                            Simone Biles.Fuente. AFP

Simone Biles inmortalizó su nombre en la gimnasia rítmica. No sólo por su precisión y fuerza en su presentación, sino porque se llevó cuatro medallas de oro, convirtiéndose en la primera mujer de los Estados Unidos en lograr tal cantidad de preseas en esa disciplina.

La menstruación, ¿tabú?

Por primera vez se habla de este tema en lo que respecta a las olimpiadas. Y esto fue posible gracias a la nadadora china, mencionada anteriormente por su medalla de bronce, quien admitió que su rendimiento no había sido el mejor porque le había venido la regla, lo que ocasionó un gran apoyo en redes sociales y reinició la controversia acerca del porqué la menstruación en China es considerada un no-no.

La científica deportiva Georgie Bruinvels le dijo a la BBC que “… El hecho de competir mientras se tiene el periodo es «definitivamente un tabú». «Muchos de los entrenadores de deportes de alto rendimiento son hombres y eso lo hace más complicado para las mujeres, que no quieren decir: ‘Estoy en mi ciclo menstrual’. Necesitamos de incidentes como este para abordar el tema y promover más investigaciones”, señaló la especialista.

Según la BBC, Bruinvels “… Encuestó a más de 1.800 deportistas femeninas como parte de su trabajo y más de la mitad dijo que sentía que su ciclo menstrual afectaba en su desempeño deportivo». “Aunque no hay suficientes estudios sobre el impacto de la regla en el deporte, Bruinvels dice que uno de los factores potenciales que investiga es la deficiencia de hierro”.

thumbnail_caterine ibarguen

                    Caterine Ibargüen. Fuente. Google/Río2016

 

Colombia hace historia

La alegría que embargó nuestros corazones y llenó de lágrimas nuestros ojos, fue gracias a Caterine Ibargüen y Mariana Pajón. Ellas trajeron de Río dos medallas de oro, de las 8 que ganaron hombres y mujeres de la delegación colombiana. Mujeres que a pulso se entrenaron y lucharon por convertirse en las mejores de su categoría. Colombia brilla con oro olímpico gracias a María Isabel Urrutia en los Juegos Olímpicos de Sidney de 2000, a la bicampeona de BMX y a la del triple salto, aquella que nos enseñó que ser “brincona”, no era tan malo como nos decían.

Los descaches sexistas

Blu Radio se descachó por hacer la típica nota sexista de las mujeres más bellas de Río 2016. Y ni qué decir de Canal Caracol que no tuvo reparo en destacar lo “sexy” del nuevo tatuaje de Mariana Pajón, minimizando en cierta manera la proeza que acababa de lograr sobre su bicicleta. La gimnasta mexicana Alexa Moreno también recibió fuertes criticas y comentarios crueles en los que hacían referencia a su peso y figura, y varios usuarios de redes sociales trataban de “gordita” a la gimnasta mexicana de 22 años, quien mencionó que se sintió triste y que “… Dolió. No soy un robot que no siente”. Una ola de apoyo en las redes sociales se hizo sentir hacia la gimnasta, que terminó clasificada en el 12º puesto en su especialidad.

Otro desatino de los medios ocurrió cuando Dan Hicks, comentarista estadounidense de la cadena NBC comentó que el oro ganado por la nadadora húngara Katinka Hosszu “se debía a su marido” quien ha sido su entrenador y, por supuesto, celebró emocionado la victoria de Hosszu y su récord en los 400 metros. Internet reacción con ira por ese comentario que pretendía adjudicarle el oro a Shane Tusup, el entrenador de la húngara, desconociendo el esfuerzo y mérito de ésta.

En general, los comentaristas estadounidenses, con muy poco tino, lograron ofender desde su propio equipo femenino de gimnasia, al denotar que cuando están reunidas se veían más como en un centro comercial y no como en una competencia deportiva, hasta el ejemplo más indignante: que el Chicago Tribune minimize los logros y desconozca la identidad de Corey Cogdell, bronze en Tiro en Foso femenino, diciendo que “la esposa de un jugador de los Bears de Chicago ganó una medalla en los Olímpicos. Aquí tampoco se hizo esperar la ira de las redes sociales, quienes criticaron duramente al diario de Illinois por su sexismo a la hora de titular.

Efeméride olímpica

Recordemos que en 1900 en los Juegos Olímpicos de París, se permitió por primera vez la participación de una mujer en este tipo de certámenes. Charlotte Cooper fue la primera mujer en conseguir un primer título olímpico en ese año en la categoría de dobles mixtos de tenis.

En más de un siglo las mujeres han llegado a representar casi la mitad del total de participantes. En Londres 2012 fue la primera vez donde todos los países tuvieron al menos una mujer entre sus delegaciones.

¿Se pregunta aún usted por qué es y ha sido tan necesario ese tema de género? Porque si no hubiera sido por esas feministas de esa época, que nos abrieron el camino para tener derecho a participar en deportes, nada de esto hubiera sido posible.

 

Deja un comentario