LDI_Invest_Boys

“Invest in German, boys. Land of ideas”

Recientemente, visité la embajada de Alemania y encontré justo a la entrada de la oficina de visas y pasaportes, una fotografía con la reconocida modelo Claudia Schiffer sugiriendo que sólo estaba cubierta con la bandera de Alemania. Arriba, un letrero que decía: “Invest in German, boys”, Después dice: “Land of ideas”.  Visiblemente impactada, no podía dejar de ver la imagen ni creer el espacio de donde salía semejante mensaje con toda su carga patriarcal y obvia.

Googleando un poco, vi que la atrevida estrategia de comunicaciones creada en el 2007, es una táctica del estado Alemán para ubicar al país en el ojo de  los principales centro financieros del mundo. La imagen está ubicada en aeropuertos, bancos y consulados de Alemania en el mundo.

Evidentemente,  no existe ninguna sincronía entre los mensajes que acompañan la foto: “Invest in German, boys” y “Land of ideas”, ya que utilizar la imagen de una mujer publica y socialmente bella para atraer inversión masculina no tiene ningún ingenio. Por el contrario, ésta estrategia hace parte de las clásicas prácticas culturales heredadas en los últimos 5 mil años, reflejadas de manera típica en la publicidad e información en donde de manera básica se relaciona gratuitamente el cuerpo de una mujer con un producto para comercializarlo en el mercado. Es una tradicional muestra de publicidad sexista.

En este caso, Alemania, país de las ideas, es feminizado y representado por la top model para llevar a cabo el papel histórico que el patriarcado ha impuesto a las mujeres: seducir a los hombres para garantizar la sobrevivencia económica. Esta feminización es denigrante, cosifica su figura para venderla al mejor postor y sugiere que de manera exclusiva son los hombres quienes pueden invertir. Invertir para qué, ¿para poseerla? ¿Para satisfacer sus supuestos deseos naturales?

La representación no refleja el papel actual de las mujeres y menos en un país como Alemania.  Según su constitución política, se proclama la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, la discriminación salarial en razón del sexo está prohibida en su normativa y hay una juiciosa fiscalización del estado a las instituciones públicas y privadas para garantizar dicha equidad.  Según el último informe GEM de las Naciones Unidas, Alemania ocupa el noveno puesto en el mundo frente a la participación de las mujeres en economía y política.  Tiene en sus antecedentes históricos importantes hechos  como la reivindicación de la mujer trabajadora. Durante la segunda guerra mundial, su activo y nuevo papel de proveedoras al interior de sus familias causada por la ausencia de los hombres, hizo que fueran ellas el colchón de la economía.

Preguntamos a quienes formulan semejantes estrategias, ¿Es realmente un reto creativo ofrecer el cuerpo de una mujer para recibir inversiones? También valdría preguntar a los estados y a quienes regulan los mensajes masivos, ¿cuáles son los criterios de aprobación de productos comunicativos? Y ¿la representación de la socialmente bella Claudia Schiffer, refleja el papel de las mujeres en la actual sociedad alemana?

Deja un comentario